Consejos para viajar en motocicleta

Nadie está en condiciones de aconsejarle a otro que es lo que tiene que llevar o no cuando se quiere viajar en motocicleta, por varias razones, pero sobre todo porque generalmente ni uno mismo sabe qué llevar en el suyo, ni adonde llegará o en dónde terminará. Así que básicamente aconsejar quizá se basaría más en elementos lógicos que detallaremos a continuación.

¿Llevar de todo?

Veamos, como hay de todo tipo de gente y todo tipo de intenciones, los viajeros que más abundan son aquellos que llevan de todo porque necesitan tener mucho para ser felices. Los que llevan menos porque se conforman con pocas cosas y son felices lo mismo. Y los que no llevan nada porque la felicidad para ellos pasa por otro lado, o porque tienen mayor capacidad de sobrevivencia.

Así que la clave aquí, según la lógica: Mientras más llevo más espacio necesito, más cosas para cuidar tengo, más incomodo estoy, más peso limita mis movimientos y, aumenta los riesgos de romper la moto.

Claro que también están los que no tienen ni idea de qué llevar y qué dejar. El problema aquí es que prácticamente están engordando la moto, hasta el punto de dificultar el manejo.

El tip: Usar el sentido común

En definitiva, cuando haces tu valija debes usar tu sentido común, y ser muy estricto contigo mismo y dejar lo más posible. Solo llevar lo imprescindible, lo mínimo necesario. Una vez que cerramos la valija, consientes de que fuimos muy pero muy egoístas a la hora de llevar cosas, y dejamos casi todo, abrirla nuevamente y sacar la mitad. Pero, siempre, e indefectiblemente, llevar la navaja multiuso Suiza, la famosa Victorinox.

Para concluir nuestros consejos para viajar en motocicleta, lo más básico sería: casco (integral rebatible), bandana (para que el casco no huela), campera y pantalón de moto (ni de invierno ni de verano, intermedio), faja (fundamental), guantes (no largos), botas (no pesadas ni demasiado rígidas), y equipo de lluvia (no entero sino dos piezas).

Un par de zapatillas, dos pantalones, dos camisas, dos remeras, una campera extra (liviana), una gorra, 5 calzones, y 20 pares de medias (no me gusta lavar). Cámara de video/fotos, laptop, celular, GPS y mapa/s (me cuesta confiar en el GPS). Curitas gruesas, hepatalgina y antidiarreico. Las vacunas: tétano y fiebre amarilla. Cepillo, dentífrico e implemento de afeitar (no crema, uso jabón de los hoteles para todo).

Y para la moto, nada. A ver, ¿podemos saber que se romperá? No. ¿Entonces para que llevar repuestos? Además, con cada pieza se aumenta el peso, y peso es el peor enemigo. Por otra parte hoy en día en este planeta hay un taller de motos en cada cuadra de cada ciudad o población; incluso en la aldea de los pigmeos en el Congo. Y las motos en este siglo 21, BMW, Honda, Kawa, Suzuki, Yamaha, Aprilia, KTM, Jawa, Kymko, Harley, Triumph, Cagiva, Ducati, Guzzi y tantas otras, son muy buenas, no se rompen. Bueno, un tubo de sellador líquido pinchaduras (ponerlo antes o llevar el tubo). Claro que, hay marcas que ofrecen más servicio que otras y en más países, por lo tanto es algo para tener en cuenta. Pero, como siempre digo, la moto va en gustos, no en prestaciones. Y, lo que uno carga en

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios