Islas y Archipiélagos de Europa

Europa no es sólo la enorme masa de tierra que vemos en los mapas de la Europa continental; incluye miles de islas. Independientemente de su tamaño, el relativo aislamiento de una isla siempre da lugar a adaptaciones naturales y culturales totalmente únicas, sin olvidar mencionar el esplendido paisaje costero.

Dos de los principales recorridos turísticos conocidos en estas fechas de primavera/verano, son: el Mar Báltico y el Mar del Norte. 

Preferidos por los intrépidos viajeros en busca de aire fresco, aventuras salvajes, paisajes crudos, hábitats protegidos, y un animado clima, los mares del Norte y del Báltico son exactamente todo esto y mucho más de lo que podemos imaginar.

En los altos acantilados de las Islas Svalbard en Noruega, se pueden experimentar dos fenómeno únicos en su especie: tomar la inusual oportunidad de vivir el famoso sol de medianoche o ver las auroras boreales, un espectáculo asombroso.

Ver el sol de medianoche en Noruega

Además muchos turistas comentan haber tenido la suerte de ver la vida silvestre nativa, incluyendo osos polares, renos, y el zorro ártico.

Para los amantes de la historia y la fantasía, la huella de los feroces vikingos aún es visible en los campos de la Isla Feroe en Dinamarca. Un clima más suave, pequeños pueblos, playas de arena y guijarros, altos acantilados y dunas aparentemente infinitas, caracterizan el paisaje.

Visitar Islas Feroe en Dinamarca

 

Considera Bornhholm en Dinamarca, lejos, en el mar Báltico, o la soleada isla de Gotland – un destino peculiar y favorito especialmente en verano. Ideal para llevar a los niños a un paseo en un potro de Gotland, una raza que todavía vaga libre en la isla.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios