Sevilla, los veranos más cálidos de toda Europa

Los 3 meses de verano, son quizás los mejores para conocer especialmente la cultura y el colorido de Sevilla. La pasión que tiene su gente por el arraigo de su cultura, el flamenco en todo su esplendor, y la dedicación de los matadores.

Influencias culturales

Una bailaora de flamenco, la dedicación de un matador de toros hasta la indulgencia de una relajada tarde de siesta, son más que recuerdos idealizados que todo turista se lleva después de una estadía en destino español.

Son además, tradiciones culturales que se convierten en aspectos importantes de la vida en Sevilla y en todas las regiones de Andalucía. Una ciudad marcada por las influencias judías, islámicas y cristianas, presentes como evidencia en las fachadas de las iglesias, minaretes y en los antiguos guetos que aún se observan entre las calles más rurales.

Qué ver

  • El Real Alcázar
  • El Parque de María Luisa
  • La Catedral de Sevilla
  • La Giralda
  • El Palacio de Villapanes
  • Hospedarse en el Hotel Sevilla Palacio de Villapanes

Visitar en verano

La mejor época para visitar Sevilla comienzan en el mes de mayo, cuando las temperaturas dejan de ser suaves, y el torrente de tráfico de turistas comienza a reflejar el volumen clásicos de los veranos.

Además, el verano en Sevilla acoge festivales entretenidos, aunque quizá no tanto como los más fuertes, que son la Semana Santa y la Feria de Abril. Aún así, los veranos en Sevilla son los más cálidos de toda Europa, con temperaturas a menudo superior a los 100 grados Fahrenheit.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios