Viajando con niños

La simple idea de imaginar un viaje familiar por carretera es suficiente para inspirar pesadillas, bueno, a menos que tengas un autobús equipado con literas privadas y una nevera surtida con aperitivos, caramelos y demás chuches; aunque aún así, también podría imaginar un viaje un tanto pesado. Sin embargo, con un montón de preparación de antemano y el arsenal de distracciones listos para mantener a los pequeños felices, podría convertirse en el mejor viaje en familia.

¿Qué necesitan?

  • Sombrillas
  • Mantas
  • Ventiladores portátiles
  • Almohadas
  • Bolsa de snacks
  • Enfriador
  • Jarra de agua
  • Juguetes, libros y juegos

Equipa el coche

Equipa el coche con todo lo que pueda mejorar la comodidad de los pequeños: sombrillas para ventanas laterales, una manta en el lugar de cada niño en caso de que sientan que el aire acondicionado está muy frío, también podrías comprar ventiladores personales de esos que funcionan con baterías para que los niños utilizan, una pequeña almohada para cada niño para asegurar una siesta cómoda, almohadas de cuello (ideales para los niños atrapados en los asientos del medio).

Por turnos

Si te has dado cuenta que tus hijos siempre pelean por quién se sienta dónde y cuándo, sería excelente idea dividir cada etapa del viaje en partes igualando el número de niños, por ejemplo, con tres hijos, fragmentar un viaje de nueve horas en bloques de tres horas.

Ropa cómoda

Viste a cada niño con su ropa más cómoda. Pide a cada niño que mantenga una sudadera o chaqueta ligera con él mientras viaja en el coche.

Par picar

Carga una bolsa con bocadillos y mantelos al alcance, o guárdala en el maletero y saca un par de nuevos en cada parada. Recomendamos elegir alimentos bajos en azúcar, sugerimos: palitos de queso, nueces enteras, pasteles de arroz, naranjas y las manzanas en rodajas. 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios